Raynald Colom & The Re-Fugees

Raynald Colom & the Re-fugees

 

Lugar: Auditori de Girona

Fecha: 16 de  marzo de 2013

Raynald Colom

Formación:

Raynald Colom, trompeta

David Pastor, trompeta

Guim G. Balasch, saxo alto y flauta

Vicent Macian, saxo tenor y soprano

Victor Correa, trombón

David Parras, tuba

Mark Aanderud, piano y teclados

Jordi Farrés, guitarra

Tom Warburton, contrabajo

Marc Ayza, batería

Asier Suberbiola, violín

Ramsés Puente, violín

Felipe Escalada, viola

Martín Meléndez, violoncelo

Marga Mbande Mandje, voz

Creisy Lyon, MC

Nicholas Talvola, DJ

 

Recuerdo cuando hace un par de años, a raíz de la visita de su admirado Roy Hargrove al Festival de Jazz de Terrassa, pude preguntarle en una entrevista sobre la rentabilidad de una gran producción como fue en su momento aquel “Emergence” del trompetista, a lo que Roy contestó: “…representa un trabajo “casi” exclusivamente de estudio porque difícilmente podré girar por el mundo con una Big Band. Hoy en día, ¿quién puede pagar un proyecto así? Es evidente que haré algunos conciertos por Estados Unidos, pero salir de gira con tanta gente es imposible. Sea como fuere, viviremos cada momento como una gran fiesta”. Raynald Colom sabía de antemano que un proyecto tan ambicioso como es “We still insist” era concebir algo poco rentable, difícil de llevar a cabo…pero podría resultar un proyecto increíble. Por otra parte, y como siempre ocurre con este tipo de “pequeñas locuras”, “We Still Insist” –traducido como “Seguiremos insistiendo”; no sabemos si fue bautizado así por la repercusión histórica de la música negra  a lo largo de la historia o por el hecho de continuar trabajando en un oficio tan complicado-, es fruto de la inconsciencia,  del instinto creativo más profundo…, porque desde la racionalidad no puede haber surgido.

Siempre atentos, los responsables del Black Music Festival de Girona programaron para la actual edición el estreno mundial de Raynald Colom & The Re-Fugees. “We still insist” es una suite concebida en cuatro movimientos donde englobar parte de lo que ha sido la historia de la música negra. A todo esto, la dificultad añadida para ensamblar a diecisiete músicos de corte tan heterogéneo sobre un mismo escenario. Y es que conectar un repertorio tan ecléctico entre una sección de vientos, un cuarteto de cuerda clásico, un MC, un DJ, una cantante y un combo de jazz al uso, representaba todo un reto. Pues sucedió…, ya que hubo espacio para perpetuar la memoria de dos leyendas del jazz como el gran Thelonious Monk o McCoy Tyner, retazos rítmicos de música latina, la insistente oratoria del hip-hop, postales africanas, funk…e introducciones electrónicas donde recordarnos que vivimos en el siglo XXI. Fantástica propuesta la que pudimos vivir el pasado sábado 16 de marzo de 2013 en el Auditori de Girona con este pletórico Ensemble de Raynald Colom. Y luego vendrá “alguno” comentando que con la crisis económica no hay grandes producciones o que la escena jazzística (ampliable a musical) de este país no está pasando su mejor momento. La evidencia sucumbió a un público rendido que pidió más hasta conseguir el regreso del grupo. Esperemos que “el momento” que nos ha tocado vivir no termine arrastrando al olvido esta arriesgada y memorable propuesta. Sea como fuere, Wynton Marsalis tenía razón cuando comentaba que: “…pequeños proyectos hay muchos, así que mover grandes cosas nunca es sencillo”.

Texto y foto por Quim Cabeza

Anuncios

Raynald Colom, “Rise” (JazzVillage/Hamonia Mundi, 2012)

Raynald Colom

“Rise” (JazzVillage/Hamonia Mundi, 2012)

 

Raynald Colom, “Rise”

A diferencia de lo que supuso su anterior trabajo de estudio, “Evocación”, donde todos los temas estaban conectados estilísticamente, desde una dirección precisa y coherente, este nuevo “Rise” define la cara más ecléctica de este enorme trompetista. Para los que tenemos la suerte de conocerle, sabemos que Raynald Colom es un tipo insaciable, con la música…con la vida; siempre atento a todo lo que ocurre a su alrededor, desde la inquietud, con todo. Cuando escuché por primera vez el disco pensé que el nuevo “Rise” era un compendio inconexo de canciones, y estaba en lo cierto. ¿Y qué? Raynald Colom ha hecho el disco que ha querido, con los temas que le gustaban y relegando la homogeneidad por criterios más básicos… como la sensibilidad. De hecho y analizando uno por uno los temas que lo componen, te das cuenta que cada uno podría definir una nueva línea compositiva en el trompetista, donde incluir jazz al uso, chanson française, composiciones orquestales o poesía urbana. Sea como fuere, ahí están, tal y como las grabó –entre Nueva York y La Garriga-, desde la ductilidad de un músico que no dejará de sorprendernos porque él es el primero en asombrarse de sus posibilidades y de las de su sublime combo. En un país donde la cultura, la música… se está convirtiendo en un reducto social, instrumentistas como él, como tantos otros… conforman una de las generaciones más dotadas que ha dado nuestro jazz. Es así, “Rise” representa un nuevo pulso para Raynald Colom, un nuevo reto y, por supuesto, un nuevo acierto.

Texto por Quim Cabeza

Entrevista con Raynald Colom

Cuando el trompetista Raynald Colom editó en 2009 su disco ‘Evocación’, www.distritojazz.com tuvo la oportunidad de entrevistarle. Recuperamos ahora aquella conversación que a pesar del tiempo transcurrido no ha perdido su interés y que da cuenta de los intereses y las claves musicales de este músico catalán.

Raynald Colom

Elegante, instintivo, intenso, locuaz… Raynald Colom sacude el panorama jazzístico con “Evocación”; un compendio de buenas canciones donde el peso melódico reafirma las dos caras creativas de uno de los trompetas importantes del país: mucho jazz para un disco lleno de flamenco. Evocanción.

Barcelona, Nueva York, Terrassa y Vic; cuatro ciudades de referencia…
Barcelona es donde me he criado musicalmente; donde vivo en la actualidad; donde están mis amigos, y la ciudad del mundo que me más me gusta. En Nueva York están las raíces de la música que hago. Es una ciudad que me fascina, donde tengo muy buenos amigos –la mitad de los músicos que aparecen en este disco viven en Nueva York- y donde, posiblemente, viviría si no estuviese en Barcelona. En Terrassa viví desde los once hasta los dieciocho años; una franja de edad muy importante. Así que en Terrassa he crecido; he visto y escuchado mucho jazz y es, por tanto, otro referente importante en mi vida. Todavía estando en Francia [Raynald nació en Toulouse y se trasladó al cabo de unos años a Barcelona] mis abuelos se compraron una casita cerca de Vic -la ciudad donde viven actualmente mis padres-, y donde he pasado muy buenos momentos en mi infancia.

Entonces, ¿te motiva especialmente el hecho de presentar el disco en el Mercat de Música de Vic?
Me apetece mucho, porque negarlo. Con “Evocación” siento un grado de implicación muy importante…, con su música, con todo lo que ha envuelto al disco. No es que con los dos anteriores trabajos no siéntese esa implicación pero, no sé, con este siento que me he acercado mucho a lo que realmente había pensado previamente.

¿Podríamos decir que con este tercero has conseguido ese punto de madurez…?
Supongo que es la lógica progresión de la edad… Realmente lo único que pretendo es hacer música, sentirme a gusto con lo que hago en cada momento. (…) Actualmente he encontrado en el jazz, en el flamenco, en la música sefardí, en el mediterráneo, en África, en Asia, en Europa… suficientes alicientes.

Y es que escuchando el disco puedes oír jazz, flamenco…
Si hablamos de jazz, en estos momentos estoy escuchando a Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Duke Ellington… ¡A los grandes! Por otro lado me apasiona la música que viene de Mali, ya sabes, a gente como Ali Farka Touré, Oumou Sangaré… ¿Flamenco? Sigo escuchando a Camarón, a Rafael Riqueni… Me encanta la música Palestina de los sesenta, de los primeros colonos que llegaron a Israel… ¡El tango me apasiona! Realmente me interesa la música de raíz, la música que tiene entrañas, vísceras y corazón. Estamos en el siglo XXI, vivo en el barrio del Raval de Barcelona donde con sólo asomarte a la ventana puedes oír música asiática, flamenco, jazz provinente del Taller de Músics, música cubana, los catalanes que ponen lo suyo… Sin querer toda esa información te llega, te influye…

Hablemos de los temas que aparecen en el disco. Empezamos por el principio…
Le comenté a “La Tremendita” que quería hacer un martinete con “Evocación”, ya sabes, un canto de fragua, ir a lo más “jondo”… A los músicos les expliqué el patrón -muy sencillo en arreglos, con un par de notas…-, pero en ningún momento me planteé hablarles de lo que era realmente un martinete. ¡Y surgió! Ocurrió el último día, a las diez de la mañana. La “Evocación” fue lo último que grabamos: fueron dos tomas; las dos que aparecen en el disco.

Las letras de “Evocación” son tradicionales…
La letra de “Como el cielo, las estrellas” es de “La Tremendita”; en el caso de “Evocación” el texto es tradicional. Se parece mucho a una letra que escribió Manuel Mairena (hermano de Antonio Mairena) para un canto tradicional de fragua.

“Toulouse” tiene otro cariz; en momentos tiene un regusto a banda sonora…
Claude Nougaro es uno de los grandes poetas de la Francia del siglo XX. Un tipo que trajo música africana a la Francia de los sesenta. Un tipo que puso letra a temas de Hancock, y Charles Mingus… Creo que escuchando “Toulouse” puedes, de algún modo, conocer la ciudad. Toulouse tiene un regusto a jazz, a música clásica… Creo que es eso lo que transmite el tema original. La presencia del bandoneón está totalmente justificada en este tema: por Gardel y su relación con Francia; por Richard Galliano… No es fortuito, por tanto, el excelente trabajo de Marcelo Mercadante.

Hablemos de tu relación con Juan Gómez “Chicuelo” y de cómo surge la posibilidad de trabajar tan estrechamente con él para este disco…
Todo devino tras un intenso trabajo conjunto en Japón junto a la compañía de danza de Shoji Kojima, un bailaor japonés. De todo el repertorio, siempre me había gustado especialmente una “soleá” de “Chicuelo” que hace mucho tiempo que Kojima utiliza en su espectáculo. Y pensamos en ella como punto de partida. “De Vuelta” surgió tocando un día en mi casa; pensando en una bulería… La introducción de “Toulouse” también es del propio “Chicuelo”; inicialmente pensé en una idea pero acabó convenciéndome… (…) Para la revisión de “Sanctuary” -un tema enormemente jazzístico y complejo-, “Chicuelo” consiguió un diálogo fantástico con el “espacioso” piano de Aruán; ¡fue realmente increíble! La introducción para el “Como el cielo, las estrellas” surgió de una idea que “Chicuelo” tenía para el gran bailaor Israel Galván. Así, fueron surgiendo ideas… Posteriormente entró “La Tremendita” en el proyecto. Debo decirte que el resto de músicos escuchó por primera vez la música de “Evocación” un domingo de junio; el lunes ensayamos a fondo para entrar a grabar el martes; tres días de estudio y listo. Siempre he pensado que si hubiésemos grabado en otro momento, de otro modo…, el resultado habría sido totalmente distinto.

No sé si habrá sido premeditado el hecho de que un disco tan evidentemente jazzistico y al mismo tiempo tan flamenco tenga un plantel de músicos que hacen esto evidente. Por un lado Aruán Ortiz (piano), Omer Avital (contrabajo), Eric McPherson (batería), Gabriel Amargant (saxo), y Roger Blavia (percusión), y por el otro Juan Gómez “Chicuelo”, Rosario Guerrero “La Tremendita” (cante) e Isaac Vigueras (cajón).
No es intencionado. De hecho y desde un primer momento intenté que todos estuvieran integrados en el proyecto del mismo modo. Si bien es cierto que existe esa dualidad, la realidad ha sido que todo se mezclase a través de la música. “La tremendita” dijo algo al respecto que me encantó: “lo que está ocurriendo aquí no es una fusión de músicas sino de músicos”. Tiene mucha razón.

Hay un par de versiones importantes en este disco: el comentado “Sanctuary” de Wayne Shorter. Y el “Zyriab” de Paco de Lucía. Quisiera saber por qué razón escogiste estos temas…
“Sanctuary” siempre ha sido un tema que melódicamente me ha gustado mucho. ¡Es “cante” puro! Es por esta razón que siempre le he encontrado un vínculo con el flamenco. Y Zyriab lo escogí porque siempre lo he considerado un standard. Este hecho hizo que, desde un inicio, plantease el tema con un quinteto de jazz al uso. Además, tenía ganas de perderle el respeto a un tema tan referencial. Siempre he tenido la sensación que Paco de Lucía y Monk tienen planteamientos musicales parecidos. Es más, sé que el disco ha llegado al “maestro”. No me preguntes qué le ha parecido porque aún no sé su respuesta…

Texto y foto por Quim Cabeza

http://raynaldcolom.wordpress.com/

http://www.distritojazz.es/2012/08/raynald-colom-%E2%80%9Cme-interesa-la-musica-que-tiene-entranas-visceras-y-corazon%E2%80%9D-2/