Dead Can Dance

Dead Can Dance

Lugar: Auditori de Barcelona

Fecha: 22 de octubre de 2012

Dead Can Dance (Barcelona)

El dúo australiano formado por Brendan Perry y Lisa Gerrard creó Dead Can Dance en 1981; sin duda, uno de los proyectos referenciales de esa cara oscura del pop alternativo. En tres décadas de trayectoria, Dead Can Dance ha pasado por multitud de etapas, desde su exilio musical a Londres hasta la separación de la pareja a mediados de los noventa. Después de dos excelentes discos como fueron “Spleen and Ideal” de 1985 y “The Serpent’s Egg” tres años más tarde, en 1993 el grupo recibió un total reconocimiento por parte de la prensa con la edición de aquel definitivo trabajo titulado “Labyrinth” donde se vislumbraba el engranaje vocal de sus líderes y ese eclecticismo estilístico tan personal en un álbum excepcional. A partir de ahí, algunos aciertos puntuales, sequedad creativa y la disolución del grupo en 1999. En 2005 regresaron con la excusa de un recopilatorio hasta la edición actual de su reciente “Anastasis” (palabra de origen griego que hace referencia al descenso de cristo a los infiernos) que ha motivado la actual gira mundial del grupo y su paso por el Auditori de Barcelona con todas las entradas agotadas. Definitivamente este “Anastasis” no es lo mejor que ha hecho el grupo: una amalgama de fórmulas creativas ya grabadas en anteriores discos pero sin el acierto melódico de antaño. Más de una hora duró la presentación de su actual trabajo, con temas como “Children of The Sun”, “Kiko”, “Amnesia” o “All in Good Time” que cerró el concierto. A partir de ahí, el público –entregadísimo-, obligó a la pareja a salir tres veces al entarimado para regalar cuatro cortes más, donde recordar que tiempos pasados, en este caso, sí fueron mejores con clásicos como “The Ubiquitous Mr. Lovegrove”, “Dreams Made Flesh” o “Rising of The Moon”. Muchas veces ocurre con los directos: auténticos expositores de los grupos, transparencia absoluta de sus proyectos y delator de sus carencias. Así fue para Dead Can Dance…, dos magníficas voces sobre un pobre y limitado soporte instrumental. No hablo de los músicos –oficiosos trabajadores a sueldo de los australianos-, sino de la faceta instrumental del dúo… que sin producción su columna instrumental se resiente. Lo sentí desde el primer minuto, desde la monotonía de esos medios-tiempos narcóticos y la pesadumbre que provocan sus repetidos compases. De hecho, ni esa revisión del clásico de This Mortal Coil, “Song To The Siren”, me convenció. Les reconozco el sello… pero no me cautivaron.

Texto y foto por Quim Cabeza

http://www.indyrock.es/grupos/deadcandance.htm

http://www.flickr.com/photos/quim_cabeza/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s