Black Rebel Motorcycle Club

Black Rebel Motorcycle Club

“Beat the Devil’s Tatoo tour”

Lugar: Sala Apolo de Barcelona

Fecha: 11 de noviembre de 2010

BRMC, Sala Apolo, 2010 (foto©Quim Cabeza)

Aunque la banda es originaria de San Francisco, sus influencias provienen del otro lado del atlántico; de formaciones británicas como Joy Division, Ride, Loop o Jesus and Mary Chain. Empezaron su andadura a finales de los noventa, desafiando nuevas fronteras a la distorsión y redibujando en formato power-trío nuevas zonas de alternatividad. Bandas importantes como The Strokes, The Dandy Warhols, Oasis o el propio Johnny Mars alabaron las excelencias del grupo, colaborando con ellos o incluyéndolos en sus respectivas giras. Como no podía ser de otro modo, su homónimo evidenció lo que se intuía con su excelente directo. Con el tiempo, la triada ha continuado trabajando, editando buenos discos y, sobretodo, ensalzando su talento encima de los escenarios. Después de que Nick Jago (batería) dejase la banda, Peter Hayes y Robert Levon Been han continuado con el proyecto, sin alterar la fórmula y optando por gente de confianza en los cueros; esta vez, en el Apolo de Barcelona, la baterista de The Raveonettes (Leah Shapiro) suplió con oficio la fuga de Jago. Con un trabajo sónico supremo, el dialogo pantanoso entre Hayes y Levon Been continua deslumbrando, desde esa herencia británica pero con nuevos registros que le otorgan una densidad especial. Con un primer tramo de concierto centrado en su último trabajo (“Beat the Devil’s Tatoo”), la segunda parte del show de los californianos cumplió con la imposición, exponiendo una buen manojo de clásicos de su repertorio como “Six Barrel Shotgun”, “666 Conducer” o “Spread your Love”. Zurcidos y bien conjugados instrumentalmente, la intensidad de su directo no decayó en ninguna fase del concierto, ni tan siquiera en zonas más comedidas donde su cara folkie apareció con sutilidad para dar respiro a una audiencia rendida antes sus excelsas sacudidas de opresión. Así, reverenciar el concierto del pasado jueves en el Apolo de Barcelona no es un desafío, más bien una deuda a un concierto memorable.

 Texto y foto: Quim Cabeza

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s